Cristiano gay: Mi viaje en busqueda del verdadero Rand

 

Rand Duren: Cristiano y Gay Hola. Mi nombre es Rand Duren y aquí vas a poder leer sobre mi vida como un cristiano gay entre otros temas.(Click here to read this in English) Mi interés en crear esta página nació cuando vi la necesidad de tener un lugar en el cual publicar mi historia, con la esperanza de que sea de ayuda y aliento a al menos sea una persona. Yo viví gran parte de mi vida luchando contra algo en mi, algo que yo no escogí. Le rogué a Dios que me cambiara, para poder ser aceptable delante de Él. Un día, todo cambio, para mejor. Esto es un relato de como paso.

Cristiano gay: Creciendo en Puerto Rico

Naci en San Juan, Puerto Rico, donde viví con mis padres y mi hermano por corto tiempo antes de mudarnos a Isabela, un pueblo en la costa al noroeste de la isla. Fue en este pueblo costero donde fui criado, donde fui a la escuela, donde estaban mis amigos y donde viví hasta que me mude a Dallas siendo ya adulto. Tuve una niñez feliz.

Mi papa fue un gran hombre, del cual podrás leer aquí con cierta frecuencia. Americano, apuesto y muy inteligente. El se mudo a Puerto Rico cuando se unió al Air Force, luego de esto se caso con una hermosa mujer y tuvo dos hijos y una hija. Algún tiempo después, conoció a mi mama, una preciosa boricua con pelo largo y grandes ojos marrón, mientras ella trabajaba en una joyería. Crecí viviendo con mis padres y mi hermano, pasando más tiempo con mi papa durante los fines de semana ya que él trabajaba en el área metropolitana y tenía un apartamento allá. Me encantaba cuando él nos llevaba a mi hermano y a mí a pasar unos días en San Juan. Creo que ahí fue donde mi amor por viajar y por la vida en la ciudad comenzó.

Yo disfrute mi niñez y tengo muy buenas memorias de estos años. Los deportes no eran mi especialidad, aunque yo amaba el volleyball. En la escuela elemental fui parte del equipo, y siempre me he preguntado si mami tuvo que ver algo con eso. No porque era horrible en el deporte, sino porque habían otros estudiantes que lo jugaban mejor. Nunca me gusto estudiar pero siempre tuve notas bastante buenas. Uno de los momentos que recuerdo con alegría fue cuando gane el Maratón boricua de Lectura y competí con estudiantes en otros pueblos. Cuando competí en San Juan con todas las regiones, no gane, pero se sentía como si hubiese pasado. Hubo una celebración en la escuela enfocada en mis meritos en la competencia y por alguna razón hubo hasta un desfile de modas. Me sentí famoso. De ahí en adelante, algunas personas sabían quién era Rand y eso me hizo sentir bien. Ayudo a formar desde temprano una auto-estima bastante solida, la cual me ayudaría a enfrentarme a otros sucesos en mi fututo de una mejor manera. Mi niñez fue buena. Recibí amor de mis padres y estoy muy agradecido por la manera en que fui criado. No fue convencional, pero pudo ser peor.

Cristiano gay: novias de mi adolescencia

Mi experiencia al llegar a la escuela intermedia fue interesante. Fue un tiempo muy formativo en cual conocí nuevos amigos y muchas relaciones con amigos de mi niñez se hicieron más fuertes. Recordando esos tiempos me doy cuenta como muchas de las cosas que viví durante ese tiempo me ayudaron a convertirme en el hombre que soy hoy.

Tuve mi primera novia a finales del séptimo grado y estuvimos juntos por un poco más de un año. Ella era y aun es una preciosa mujer. Durante ese tiempo, en mi ignorancia, pensé que había encontrado al amor de mi vida y pensé que terminaría casado con ella. Ella fue la primera novia, de tres novias oficiales que tuve. Me encantaba tener novia y estar en público con ella ya que estudiantes se burlaban de mi diciendo cosas como “eres pato,” pero el tener una novia ayudo a que esos insultos se hicieran menos frecuentes. No terminaron, pero en una ocasión mi novia me dijo: “Si les prestas atención a sus insultos lo van a continuar haciendo”. Deje de prestarles atención, y eso funciono para mí.

Puede ser que ellos continuaron con sus insultos, pero no me importaba. Yo era el ganador en esta situación. Yo tenía una novia mientras ellos perdían sus días buscando a quien agredir verbalmente.

En la escuela superior no tuve novia, aunque siempre estuve rodeado de muchas amigas. Había algo pasando en mi vida lo cual yo no entendía. Yo sentía una fuerte atracción por otros hombres, pero no entendía mucho sobre lo que era ser homosexual. Fue un tiempo lleno de confusión. Lo mas difícil de todo esto fue que al ver la actitud que la gente tenía contra los homosexuales nunca hubo nadie con quien yo pudiera hablar del tema, por temor a las consecuencias que pudieran surgir. Parte de mi confusión venia del hecho de que a mi entender a mi me atraían las mujeres, pero en un nivel mas cosmético y relacionado con su pelo y sus modas, pero nada que ver en atracción sexual. Fue un acto difícil de balancear. Siempre me encanto la idea de la típica historia de amor. La boda, la celebración, la relación, un futuro con hijos… pero ¿cómo iba esto a ocurrir sin una atracción física a una mujer? Jugué el juego. Escondí mi atracción por los hombres porque no era normal o aceptado. Como hombre tenía que casarme con una mujer.

Cristiano gay: llenando el molde cristiano

Mi lucha constante fue tratar de llenar un molde que la sociedad me había asignado. Tenía mi lista preparada con cosas que tenía que hacer para ser el mejor hombre heterosexual posible. Fue mientras estaba en la escuela intermedia que comencé a ir a una iglesia evangélica en mi pueblo. Fui criado como católico, pero había algo diferente sobre esta experiencia, la cual empezó cuando algunos amigos me invitaron a su iglesia. La música era contemporánea, había danza, y una atmosfera de celebración. La gente tenía personalidad, las predicaciones eran descriptivas y vívidas. Hasta hablar con Dios por medio de oración era diferente. Había vida en la oración y levantarse tempranos (la mayoría) del tiempo para eventos de la iglesia no era mucho trabajo. Yo me entregue por completo. Como adolescente me sentía muy bien en ser parte de algo. Los años de la adolescencia pueden ser muy solitarios, esta experiencia me ayudo a pertenecer a algo y no sentirme solo. Poco después comencé a ayudar como líder de jóvenes, organizando eventos en nuestro pueblo y a través de la isla, y predicando con frecuencia.

Predique sobre muchísimos temas, pero el tema de homosexualismo fue uno que siempre trate de evadir. No me sentía capacitado para predicar sobre cuán malo era el ser homosexual cuando por alguna razón fuera de mi control yo me sentía atraído a los hombres.

Cristiano gay: Las luchas de un Jesus gordito

Me involucre rápidamente en muchas actividades de la iglesia. Participe en muchos dramas, hasta fui Jesús en uno de ellos, uno de los Jesús mas gorditos en existencia. Hubo un tiempo en que estaba haciendo algo relacionado a la iglesia cada día de la semana. Lunes, dirigía un grupo casero donde les enseñaba a jóvenes la Palabra de Dios. Martes, visitaba jóvenes que en la semana pasada habían visitado la iglesia por primera vez. Miércoles, culto de oración. Jueves ensayos de danza y música. Viernes, servicio de jóvenes. Sábado, evento en otras iglesias. Domingo, escuela bíblica de jóvenes antes del servicio. Esto es la norma en la mayoría de las iglesias evangélicas en Puerto Rico, si eres líder todo tu tiempo lo pasas en la iglesia.

Disfrute mucho durante este tiempo aunque los días eran largos. Aun me mantengo en contacto con amigos que tuve a mi lado durante este tiempo. Mientras estuve en la iglesia tuve dos novias y en esas relaciones siempre pensé que el matrimonio era mi meta. Yo sabía lo que la sociedad esperaba de mi, ahora estos requerimientos eran aun más fuerte, ya que no solamente tenía que “casarme con una mujer, tener hijos, ser un modelo a seguir,” sino que la iglesia fue paso mas allá diciéndome que mi atracción a otros hombres era pecado, digna de la ira de Dios y que podría llevarme al infierno.

Así que escondí mi atracción y trate lo más que pude de vivir como el hombre que los demás esperaban que yo fuera. A través de todo este tiempo mi corazón estaba constantemente en dolor por el hecho de que algo que yo no escogi era suficientemente fuerte para mantenerme lejos del amor de Dios.

Cristiano gay: El lado oscuro de la iglesia

Fui Pastor de Jovenes por varios años, durante este tiempo la iglesia paso por una desastrosa division. Alrededor de 75% de los jóvenes dejaron la iglesia, muchos uniéndose a una nueva iglesia que surgió luego de la división. Aun cuando el suceso de la división fue nauseante la nueva atmosfera en la iglesia era refrescante. El nuevo pastor de la Iglesia fue uno de mis amigos más cercanos desde que comencé a asistir a la iglesia. Hasta donde yo sé, el nunca supo que yo era homosexual, si lo sabía nunca fue un tema del cual hablamos. Por varios motivos ese tema era uno difícil en nuestra iglesia. Poco después de ser nombrado pastor de la iglesia junto a sus esposa, el falleció. Fue un tiempo lleno de dolor y muchas preguntas. Yo extrañaba a mi pastor, a mi amigo, pero puse mi dolor a un lado para continuar la obra y ofrecer todo mi apoyo a su familia en su momento de dolor. Pasar por todo esto en un corto tiempo fue difícil y me hizo necesitar un poco de espacio, un descanso.

Cristiano gay: Escuela biblica en Dallas, Texas

Viaje a Dallas en el verano de 2005 para formar parte del semestre de verano en una escuela bíblica. La escuela era un tipo de universidad de la cual oí por primera vez cuando viaje a Israel en 1999. El enfoque de la escuela era en misiones y en guerra espiritual, temas cubiertos con frecuencia en mi iglesia en Isabela. Mi idea fue estar ahí solo por el verano pero al volver a Puerto Rico, solo permanecí por dos semanas. Volví a Dallas en busca de mi diploma en teología práctica, por el cual estuve en dicha escuela por dos años.

Cristiano gay: El demonio gay en mi

Disfrute de muchas nuevas experiencias durante mis años en esta escuela, en especial viajar a otras naciones y conocer a muchos de mis mejores amigos. Pero fue difícil. Si hasta ahora había oído que ser gay era incorrecto, la situación se torno mucho más difícil aquí. Ore, ayune y pedí oración para ser liberado del homosexualismo. Si esto me estaba alejando de Dios, yo quería hacer lo necesario para salir de esto. Uno de los maestros en la escuela era un “profesional” en liberar a otros de sus demonios, escogí su clase ya que me habían hecho creer que había un demonio en mí. Esto fue muy difícil de entender para mí. Yo amaba a Dios, desde mi juventud le entregue el control de mi vida, sin embargo otros cristianos me decían que había un demonio, una fuerza satánica, viviendo dentro de mí.

Mi mejor amigo fue la primera persona a la cual le hable sobre mi lucha. Muchas noches oramos para que Dios me liberara de esto entre otras cosas. El sabía el dolor por el cual yo estaba pasando y su ayuda me llenaba de esperanzas para seguir tratando. Visite conferencias donde el tema principal era el homosexualismo, estas solo aumentaron mi curiosidad en como seria vivir una vida normal como un hombre gay.

Algunos años después de graduarme de esta escuela, mientras trabajaba, alguien me pregunto si yo era gay. Mi respuesta se torno de un “no” a un “no sé.” Algo comenzó a cambiar, no estaba seguro que.

Cristiano gay: Una oracion diferente

Fui delante de Dios con una oración diferente. En lugar de pedirle a Dios que me cambiara, me rendí delante de él. Dije:”Dios, toda mi vida he luchado con esto. Yo no escogí esta atracción. En ningún momento fue mi decisión el ser atraído a otros hombres. Yo no fui víctima de abuso en mi niñez. Tuve una fantástica, saludable relación con mi papa. Siento que lo que he hecho en mi vida es luchar en contra de algo que siempre estuvo ahí. ¿Para esto fui creado? ¿Para vivir una vida alejado de ti por algo que no escogí?” Mis próximas palabras fueron, “soy gay”. Lo que paso después de esto fue sorprendente, al menos para mí. Sentí que una barrera gigante de condenación y culpa que me alejaba de experimentar a Dios se derrumbo. ¿Libre? Nunca me había sentido tan libre. Fue inesperado. Al mirarme a mí mismo sin filtros pude mirar a Dios sin los filtros con los que lo había visto hasta ese momento. El sentir que Dios no me odiaba ni me quería destruir fue más de lo que podía contener. Sentí el amor de Dios, aun siendo gay.

Mi vida cambio. Viví en círculos cristianos por suficiente tiempo para saber lo que muchos cristianos dirán de mi historia. Sé que muchos pondrán en duda mis palabras, pero mi experiencia es más importante de lo que sus palabras jamás podrán ser. Muchos no entenderán y me verán como un fraude, como alguien que dejo a Dios para vivir en pecado, o me tendrán lástima porque no soy quien ellos pensaban que era. Pero no tengo necesidad de nada de eso. Yo sé quién soy y por lo que he pasado. Y mientras no pude escoger el ser heterosexual u homosexual, si tengo la capacidad de escoger el vivir mi vida de una manera plena, sin darle atención a aquellos que dudan de mí por no entender un área de mi vida. Este es uno de los problemas más grandes que la iglesia tiene en referencia a este tema, no entienden que el homosexualismo no es algo que la gente decide. ¿Quién en su mente sana escogería algo que le va a traer tanto rechazo y dificultad?

Me tomo 28 años llegar a esta realización y estoy agradecido de todo lo que he pasado como parte de esta experiencia. Mis años en la iglesia me hicieron ver cuán lleno de condenación y falto de real amor el mensaje predicado puede ser. Ese tiempo también me ayudo a conocer un Dios de misericordia que está más interesado en amarnos que en echarnos a un lado.

Cristiano gay: un hombre normal

Sí, soy gay. Pero eso es solo una pequeña parte de quien soy. Me encanta la música y escribo sobre cultura popular. Mi idea de una gran noche no es estar en una barra gay hartándome de bebidas y bailando. No me visto de mujer, pero tengo gran admiración por los que lo hacen por arte. Me gustan los juegos de video, pero prefiero los programas de TV. Me gusta viajar y tratar cosas nuevas. Trabajo en diseño grafico, aunque no lo hago tanto como antes, y he hecho portadas de libros y caratulas de álbumes. Desde que llegue a Dallas he tenido grandes bendiciones. Trabajé para uno de los ministerios cristianos más ricos del mundo, para una de las más grandes compañías tecnológicas y para una de las agencias sin fines de lucro más reconocidas mundialmente. Ahora, trabajo como editor y productor para la sección de entretenimiento de una organización de noticias y amo cada segundo en mi trabajo.

Soy un hombre normal. Aquí escribo como alguien con necesidades, deseos y pasiones similares a miles de otros en el mundo. Homosexual o Heterosexual. Esta es mi historia.

Estos son otros relatos que escribi mientras pasaba por los sucesos descritos en esta página

Well… this is it! I am a homosexual.

Missing a Father Figure

I Love Jesus… and I Like Men

I Just Couldn’t Do That to a Woman

I’ts Never as Horrible as I Expected it to Be

The Best Man I Can Be

It’s Very Cool that I Have a Gay Brother

The Dating Rollercoaster of a Gay Newbie

Like a Homosexual in a Pentecostal Church


Archives | Privacy Policy | Comment Policy

  • Jorge Vargas

    Hola Rand,

    Gracias, no pudiste describir mejor lo que siento, al leer tus lineas me veo reflejado, gracias.

    Aun no llego al punto de una total aceptacion, pero estoy en el proceso, estoy por cumplir 25 y quiero llegar a ser un hombre pleno, cristiano y gay.

    Seguire leyendo tus articulos y espero estar en contacto contigo, me encantaria poder charlar y hacerte algunas preguntas.

    Dios te bendiga!